Ir al contenido principal

El chaval de la funda de guitarra

 

Son las 7:56, llego puntual con el autobús a la parada del chaval de la funda de guitarra. Sube siempre cargado de libros, y con su funda, que a duras penas mantiene rígida y erguida. Desde que nos pusieron la máquina expendedora de billetes que ya nadie me habla o me mira, a excepción del chaval. Se resiste a dejar de dedicarme un gesto lánguido a modo de saludo, que ambos entendemos como suficiente. Parece muy tímido y tiene cara de llamarse Matías. Me gusta imaginar sus nombres o sus vidas. Dos paradas después, como cada día, sube ella, son las 8:03. Quizás se llame Lucía, y probablemente sean compañeros de Instituto y él haya escrito para ella cientos de canciones. En la misma parada sube un grupo de chavales, son unos gamberros y siempre la increpan. Alguna vez me he atrevido a decirles algo, a recriminarles su actitud, pero después de escuchar un tú, viejo inútil y fracasado, cállate, aprieto con fuerza el embrague y me encojo en mi butaca con amortiguadores. Los gamberros siempre se sientan al fondo ―podría ser un perfecto título para una canción, y arrasan por donde pasan, pero el chaval de la funda de guitarra se hace el dormido con los cascos puestos. Imagino que escucha rock, que sueña con subirse a un escenario, con un solo de guitarra y con Lucía admirándole.

Hoy me he retrasado, son las 7:59 cuando aparezco con el autobús por la parada. Un coche en doble fila había impedido mi paso. Los pasajeros, que esperaban impacientes, se quejan. Como si vivir fuera tan urgente. Algunos me insultan, otros insultan a los que insultan. Y todos, mañana, volverán a subir en silencio, dejando caer las monedas en la máquina expendedora de billetes. Cuando llegamos a la parada de Lucía, sube llorando rodeada por esos gamberros, y es que tres minutos es una eternidad cuando se está en mala compañía. Uno de ellos tropieza con la funda de guitarra al pasar junto a Matías, notando que es blanda. La abre y saca los cojines que contiene, esparciéndolos por todas partes.

Hoy es mañana, el día después del día en el que el autobús llegó a las 7:59. Pero hoy he llegado puntual y Matías no lleva su funda a cuestas. Le pregunto con la mirada, como respuesta simplemente se encoge de hombros. Se sienta tras de mí y mira por la ventanilla todo el trayecto, ni siquiera mueve la cabeza cuando sube Lucía. Al llegar a su parada no desciende. Transcurre el día y sigue ahí, sentado, mirando por la ventanilla y en silencio. Parece un espejismo, un ser irreal. Solo reacciona cuando me acerco a él y le digo un eh chaval, que hemos llegado a cocheras. Bajo del autobús y lo dejo solo. Cuando sale de su ensimismamiento se percata de la funda de guitarra que le he dejado en el asiento contiguo. No puede evitar sentir curiosidad. La toca, palpa su contenido, nota las curvas, la pala, las clavijas… Anudada a la cremallera, colgando de una cuerda, hay una fotografía. Es de un grupo de rock de los años 80, en su mejor momento de gloria y esplendor, rodeado de centenares de personas en un concierto. En el que seguro vitoreaban sus nombres y tarareaban sus canciones. En el dorso, a modo de nota, se puede leer: “Para el chaval de la funda de guitarra, de parte de Matt y los del callejón”.

Cuando Matías llega a casa, los niños ya están en sus camas, Lucía le espera adormecida en el sofá. Él se acurruca a su lado y le susurra al oído su canción preferida, la primera que escribió para ella.

Relato presentado al concurso de #SueñosdeGloria organizado por Zenda Libros y patrocinado por Iberdrola.
 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Entrañas

Amelia está nerviosa, aunque espera conseguir el empleo, ¿acaso no es Navidad? Recompone su vestido y llama al timbre. Le ha costado encontrar la casa en las afueras que da cobijo a los niños sin hogar. Una señora, vestida de negro, abre la puerta y la atrae hacia dentro sin mediar palabra. En un suspiro le quita el sombrero y le pone una cofia en su lugar. Hay mucha gente que corre de un lado para otro. ¡No te quedes ahí pasmada, niña!, le grita la señora de negro haciendo aspavientos y empujándola hacia la cocina. Amelia ya ha perdido de vista su maleta y deduce que el empleo es suyo. En la cocina el ritmo es aún mayor, pero en cuanto entran las dos todo se paraliza. Atención, ella es Amelia. N o hay tiempo para enseñarle nada así que dadle lo que pueda ir haciendo, ¿entendido? Amelia se siente confundida, no ha podido mostrar ni sus referencias ni todas las ideas que tiene para crear nuevas recetas. Una joven pelirroja la coge de la mano y se la lleva a su lado. Le explica todo lo

Dentro del armario

       Cuando aquel agosto decidí limpiar el armario encontré a nuestra hija. Hacía tiempo que no sabíamos nada de ella, un día discutimos y se marchó de casa, o eso creímos. Recuperar la confianza nos iba a llevar un tiempo, por eso la dejamos ahí adentro. Cada mañana poníamos una bandeja en el suelo con comida y bebida. Y si necesitaba algo nos escribía una nota. Ha pasado un tiempo desde aquello y aún sigue ahí. Estas Navidades cenamos todos juntos dentro del armario, aunque hay algo que me preocupa y es que espero no manchar nada con las gambas.  (la imagen es de Google) Microrrelato finalista en la VIII edición de Relatos con Banda Sonora, organizado por la Cadena SER y la Escuela de Escritores.

En mil pedazos

  En la escuela de niños enseñaban matemáticas y el abecedario, en la de niñas nos teníamos que conformar con aprender a bordar con la señorita Julia. Sabía que podía confiar en ella, también en madre, y que a padre y mis hermanos les podríamos engañar con cierta facilidad. Era la pequeña y de salud delicada — madre solía referirse a mí como su niña de cristal — , y nadie sospecharía de mi ausencia si les decíamos que había caído enferma y que me enviarían una temporada con unos parientes que vivían lejos. Días atrás, la señorita Julia había anunciado al párroco que su hermana había fallecido dejando huérfano a su sobrino; que iba a venir a vivir con ella, pues era su única familia, y que necesitaría una plaza en la escuela para él. Madre recuperó del baúl ropa de mis hermanos de cuando tenían mi edad y ya instalada en casa de la señorita Julia, ató mi pelo con un lazo y lo cortó, guardándolo en un pañuelo. Un día nos cruzamos viniendo del mercado y ambas simulamos a la perfección