Ir al contenido principal

Parque automovilístico

¿Quién no hace balance de lo bueno y lo malo (siempre me gustó esa canción de Mecano) cuando llega el final de año? A mitad de 2018 me tomé más en serio eso de la constancia y el trabajo te llevará a tener buenos resultados, y es bien cierto. Mi tiempo libre brilla por su ausencia, pero la presentación de textos a algunos concursos hace que esta madre pulpo (por lo de tentáculos) saque un poquito de tiempo de aquí y de allá y practique, escriba, mejore y se ponga a prueba. Y leer, porque eso es básico.

El microrrelato que aquí os traigo me ha llevado a terrenos pantanosos, ha hurgado en ciertos sentimientos y ha removido otros tantos.

Esta Noche Te Cuento (ENTC) es otro templo, un lugar especial en el que pequeños textos se comparten con grandes compañeros. La última propuesta para inspirarnos era esta magnífica foto de Robert Doisneau.


Uf... un descapotable... hubo un primer texto que creo que no dejaba de ser quizás "simpático" pero se quedaba ahí. Una gran amiga me dijo, "eres la reina de los descapotables, puedes más". Y gracias a ella rebusqué en mi interior. Y no sólo el descapotable tomaba mayor presencia y fuerza en el texto, aunque parezca mentira, también las chinchetas. Por lo que incluir este relato en el blog me genera una alegría inmensa, así que éste es un relato que sí-sí me ha dado alegrías, al escribirlo y porque ha gustado.

Mi relato ha sido mencionado de entre todos los presentados, junto con otros que os aconsejo también leer. Pero aquí va el mío. Solo espero que el 2019 esté también lleno de todas esas hormigas sobre fondo blanco.

PARQUE AUTOMOVILÍSTICO

Siempre que me pongo nostálgica recreo en mi mente la misma escena. Tras de mí se cierra la puerta, aceleras y desapareces en tu Mercedes descapotable. Lo jodida que me dejaste. Antes habías tenido un BMW, grande, estaba claro que pertenecías a otro mundo, al que mi Seat Ibiza no podía llegar. El primer día que me llevaste en él era verano, me puse el vestido más mono del armario (era de mercadillo, pero eso no te lo dije) y un pañuelo a juego, a lo Grace. Tú, yo y el descapotable. Han pasado algunos años y yo sigo con mi Ibiza, aunque se le descolgó el techo y le puse chinchetas. Los niños me lo tienen destrozado. Cuando voy por la ciudad miro de reojo los BMW y Mercedes familiares, entiendo que seguirás fiel a tus preferencias. Hoy me pillas contenta, Marcos ha sacado un diez en el examen de matemáticas y Carlos se ha clasificado para las nacionales de atletismo, son buenos chicos. En eso se parecen a mí. El semáforo cambia a verde y arranco, atrás queda el Porsche rojo y tu cara de asombro. Sí, en todo lo demás son clavados a ti.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrañas

Amelia está nerviosa, aunque espera conseguir el empleo, ¿acaso no es Navidad? Recompone su vestido y llama al timbre. Le ha costado encontrar la casa en las afueras que da cobijo a los niños sin hogar. Una señora, vestida de negro, abre la puerta y la atrae hacia dentro sin mediar palabra. En un suspiro le quita el sombrero y le pone una cofia en su lugar. Hay mucha gente que corre de un lado para otro. ¡No te quedes ahí pasmada, niña!, le grita la señora de negro haciendo aspavientos y empujándola hacia la cocina. Amelia ya ha perdido de vista su maleta y deduce que el empleo es suyo. En la cocina el ritmo es aún mayor, pero en cuanto entran las dos todo se paraliza. Atención, ella es Amelia. N o hay tiempo para enseñarle nada así que dadle lo que pueda ir haciendo, ¿entendido? Amelia se siente confundida, no ha podido mostrar ni sus referencias ni todas las ideas que tiene para crear nuevas recetas. Una joven pelirroja la coge de la mano y se la lleva a su lado. Le explica todo lo

Dentro del armario

       Cuando aquel agosto decidí limpiar el armario encontré a nuestra hija. Hacía tiempo que no sabíamos nada de ella, un día discutimos y se marchó de casa, o eso creímos. Recuperar la confianza nos iba a llevar un tiempo, por eso la dejamos ahí adentro. Cada mañana poníamos una bandeja en el suelo con comida y bebida. Y si necesitaba algo nos escribía una nota. Ha pasado un tiempo desde aquello y aún sigue ahí. Estas Navidades cenamos todos juntos dentro del armario, aunque hay algo que me preocupa y es que espero no manchar nada con las gambas.  (la imagen es de Google) Microrrelato finalista en la VIII edición de Relatos con Banda Sonora, organizado por la Cadena SER y la Escuela de Escritores.

En mil pedazos

  En la escuela de niños enseñaban matemáticas y el abecedario, en la de niñas nos teníamos que conformar con aprender a bordar con la señorita Julia. Sabía que podía confiar en ella, también en madre, y que a padre y mis hermanos les podríamos engañar con cierta facilidad. Era la pequeña y de salud delicada — madre solía referirse a mí como su niña de cristal — , y nadie sospecharía de mi ausencia si les decíamos que había caído enferma y que me enviarían una temporada con unos parientes que vivían lejos. Días atrás, la señorita Julia había anunciado al párroco que su hermana había fallecido dejando huérfano a su sobrino; que iba a venir a vivir con ella, pues era su única familia, y que necesitaría una plaza en la escuela para él. Madre recuperó del baúl ropa de mis hermanos de cuando tenían mi edad y ya instalada en casa de la señorita Julia, ató mi pelo con un lazo y lo cortó, guardándolo en un pañuelo. Un día nos cruzamos viniendo del mercado y ambas simulamos a la perfección