Ir al contenido principal

Pretty Woman.


Hace un día fantástico, sol, buena temperatura. Cojo el descapotable y me voy a dar una vuelta, donde sea, pero con la capota bajada. Llamo a unos amigos y nos decidimos por una paella para tres en el paseo marítimo. He escogido un vestido veraniego, a topos, que me recuerda a aquel de Julia Roberts en “Pretty Woman”, y es que las modas vuelven. Me gusta ir femenina cuando me apetece y me gusta ponerme la ropa más vieja y desgastada cuando quiero estar cómoda. Pero hoy toca estrenar mes de Junio, o despedir mes de Mayo, la cuestión es que siempre algo que acaba da paso a algo que inicia su camino. Y todo esto me lleva a recordar otra película de la Roberts, creo que fue en “La Boda de mi Mejor Amigo” donde ella está hundida, llorando en el pasillo de un hotel (no voy a decir el motivo, por aquello de no hacer spoiler) y el trabajador del hotel (mira que siempre en las películas de la Roberts hay uno que conecta con ella, o un camarero) que la ve, se para y acerca a ella para acabar diciéndole algo así como que sea lo que sea todo pasa, incluso eso. Y me pareció una gran frase dentro de una... película de la Roberts, que no es que sean grandes pero taitantos años después y ahí seguimos hablando de ellas. Y es cierto, porque todo pasa, y solo hace falta un poquito de tiempo, y ver las cosas con la perspectiva que la distancia te brinda. La paella estaba deliciosa, el vino, fresquito. Una tarta de queso de postre (para mí la operación biquini es evitar comprarte uno nuevo cuando aún no estás morena, esas luces del probador son el peor enemigo de las ventas) y el café. El camarero pasa de largo, éste no conecta conmigo, me planteo cambiar de rubia a pelirroja, el vestido de topos ya lo llevo. Al final es a otro al que le pedimos los cafés. Y como no hay ni leche de soja ni de avena al final opto por un carajillo de Baileys, mis amigos se ríen porque realmente paso de un extremo a otro. Al final el camarero que nos sirve es aquel otro, con el que no conecto, sirve los cafés sin preguntar y a mi me planta el poleo menta. Y por un momento me pregunto si acaban de estrenar “Pretty Woman” y yo no me he enterado y creo que vivo en el siglo XXI cuando en realidad son los 90. Alzo la mano para pedirle por favor la cuenta, se acerca, de reojo mira el carajillo y supongo que piensa que me han dejado un sorbo, desliza ese platito con pinza para que la nota no se escape (la brisa marina, efectivamente, a veces es traicionera) frente al hombre que cree va a hacer frente a la cuenta. Sonrío, miro a mi amigo, ya sabe de qué va el tema, y suelto un hoy me toca a mí, a la próxima ya nos invitarás tú. El camarero se había quedado con la pregunta en la boca de con tarjeta o en efectivo, a lo que le respondo, que con tarjeta y si encuentro suelto (y él unos chupitos gentileza de la casa) se llevará una buena propina. Y espero que también una lección, o por lo menos que tenga claro que en el siglo XXI las mujeres también pagamos la cuenta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dentro del armario

       Cuando aquel agosto decidí limpiar el armario encontré a nuestra hija. Hacía tiempo que no sabíamos nada de ella, un día discutimos y se marchó de casa, o eso creímos. Recuperar la confianza nos iba a llevar un tiempo, por eso la dejamos ahí adentro. Cada mañana poníamos una bandeja en el suelo con comida y bebida. Y si necesitaba algo nos escribía una nota. Ha pasado un tiempo desde aquello y aún sigue ahí. Estas Navidades cenamos todos juntos dentro del armario, aunque hay algo que me preocupa y es que espero no manchar nada con las gambas.  (la imagen es de Google) Microrrelato finalista en la VIII edición de Relatos con Banda Sonora, organizado por la Cadena SER y la Escuela de Escritores.

En mil pedazos

  En la escuela de niños enseñaban matemáticas y el abecedario, en la de niñas nos teníamos que conformar con aprender a bordar con la señorita Julia. Sabía que podía confiar en ella, también en madre, y que a padre y mis hermanos les podríamos engañar con cierta facilidad. Era la pequeña y de salud delicada — madre solía referirse a mí como su niña de cristal — , y nadie sospecharía de mi ausencia si les decíamos que había caído enferma y que me enviarían una temporada con unos parientes que vivían lejos. Días atrás, la señorita Julia había anunciado al párroco que su hermana había fallecido dejando huérfano a su sobrino; que iba a venir a vivir con ella, pues era su única familia, y que necesitaría una plaza en la escuela para él. Madre recuperó del baúl ropa de mis hermanos de cuando tenían mi edad y ya instalada en casa de la señorita Julia, ató mi pelo con un lazo y lo cortó, guardándolo en un pañuelo. Un día nos cruzamos viniendo del mercado y ambas simulamos a la perfección

Consecuencias de vivir en un ático

  Dejó la puerta de la jaula abierta esperando que escapara. Huye, huye y sé libre, tú que puedes, le decía. Pero el maldito pájaro únicamente se limitaba a canturrear como respuesta. Ese pio pio que se le metía en la cabeza y no le dejaba pensar en nada. Hacía ya una semana que Elisa se había marchado y la casa parecía una pocilga. No porque ella fuera una hacendosa ama de casa, más bien al contrario. Era él el que se ocupaba de comprar, limpiar y cuidar de los niños. Pero ya no había ni rastro de Elisa ni de sus hijos. Se fue a dormir dejando la jaula en el balcón. A pesar de ser invierno creyó que cuando notara, oliera la libertad, entonces sí que volaría. Debería ser aún temprano cuando el pio pio le despertó. Había olvidado cerrar la puerta del balcón, pero ya ni sentía ni padecía y el frío se le antojaba un buen compañero; tampoco había bajado las persianas y un tímido sol iluminaba la estancia. Maldito pájaro, pensó. Su desayuno había pasado a consistir en una cerveza y un