Ir al contenido principal

Reseña de Hamnet

HAMNET

Maggie O’Farrell (Libros del Asteroide, 2020)


 

Hay libros que cuando los acabo requieren de un duelo. Suelen ser aquellos con los que, tras leer su última página, suelto un suspiro seguido de un «yo quiero escribir así». Necesito, entonces, un tiempo para desprenderme de los personajes poco a poco, asimilar la historia, sus enseñanzas porque toda lectura es un aprendizaje, dejar salir para permitir entrar a unos nuevos protagonistas, conflictos, sentimientos. Hamnet es uno de esos libros. Sacude, y como madre, aún más. ¿Qué hay más terrible que sobrevivir a un hijo? Y es que no descubro nada si digo que trata sobre la muerte del único hijo varón, a los once años, de Shakespeare. Sabes que el niño muere, no hay sorpresa final, no hay efectos especiales, conoces de antemano lo que va a suceder y, sin embargo, te mantiene pegada a su lectura.

O’Farrell baja el mito a la tierra y lo humaniza. Nos muestra a un Shakespeare hombre: luchador y débil, amante y repulsivo, fracasado y triunfador. Y es que Shakespeare también tuvo una vida y con O’Farrell la descubrimos con ojos de mujer, con los de Agnes, su especial y particular esposa.

La historia no es lineal, la narración salta en todo momento del pasado al presente y viceversa, para mostrarnos todas las facetas de esos jóvenes amantes y su evolución y las de sus familias y entorno. Te sientes identificada en cualquier momento de la historia, con uno u otro personaje, aunque hayan pasado siglos, porque, al fin y al cabo, ellos también sentían como nosotros; aunque ellos se levantaran de la cama por las noches portando una vela para no tropezar y nosotros la linterna del móvil.

Hoy en día es mucho más fácil para el escritor conectar con sus lectores, existen las redes sociales, los clubs de lectura, las presentaciones. Este relato es precisamente eso, un acercamiento a todos los niveles de los lectores con el escritor, con Shakespeare, para entender su obra desde su vida.

Un buen guion, una buena novela, una buena historia, es aquella que te hace empatizar con el protagonista y con el antagonista. La que te hace ver que ni los buenos lo son tanto ni tampoco los malos. Que toda acción viene precedida de una historia y de una verdad propia, la de cada uno, y que todo es humano: amar y odiar, luchar y desfallecer.

Sin duda, Hamnet de Maggie O’Farrell es un libro que nadie debería dejar de leer. Ya sea para empaparse de una buena historia o para aprender a escribir como si hicieras magia. 

 

Reseña presentada al concurso organizado por Zenda Libros y patrocinado por Iberdrola.

#RecomiendaunLibro

Comentarios

  1. Se da la casualidad de que hace muy poco me hablaron de este libro. Ya me interesó entonces, pero tras tu reseña he decidido que, antes o después, solo una opción es posible: leerlo. Gracias por tus impresiones que, como las croquetas, son motivo de interés para cualquiera que sepa valorar lo bueno. Un abrazo y mucha suerte, Bea

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Entrañas

Amelia está nerviosa, aunque espera conseguir el empleo, ¿acaso no es Navidad? Recompone su vestido y llama al timbre. Le ha costado encontrar la casa en las afueras que da cobijo a los niños sin hogar. Una señora, vestida de negro, abre la puerta y la atrae hacia dentro sin mediar palabra. En un suspiro le quita el sombrero y le pone una cofia en su lugar. Hay mucha gente que corre de un lado para otro. ¡No te quedes ahí pasmada, niña!, le grita la señora de negro haciendo aspavientos y empujándola hacia la cocina. Amelia ya ha perdido de vista su maleta y deduce que el empleo es suyo. En la cocina el ritmo es aún mayor, pero en cuanto entran las dos todo se paraliza. Atención, ella es Amelia. N o hay tiempo para enseñarle nada así que dadle lo que pueda ir haciendo, ¿entendido? Amelia se siente confundida, no ha podido mostrar ni sus referencias ni todas las ideas que tiene para crear nuevas recetas. Una joven pelirroja la coge de la mano y se la lleva a su lado. Le explica todo lo

El chaval de la funda de guitarra

  Son las 7:56, llego puntual con el autobús a la parada del chaval de la funda de guitarra. Sube siempre cargado de libros, y con su funda, que a duras penas mantiene rígida y erguida. Desde que nos pusieron la máquina expendedora de billetes que ya nadie me habla o me mira, a excepción del chaval. Se resiste a dejar de dedicarme un gesto lánguido a modo de saludo, que ambos entendemos como suficiente. Parece muy tímido y tiene cara de llamarse Matías. Me gusta imaginar sus nombres o sus vidas. Dos paradas después, como cada día, sube ella, son las 8:03. Quizás se llame Lucía, y probablemente sean compañeros de Instituto y él haya escrito para ella cientos de canciones. En la misma parada sube un grupo de chavales, son unos gamberros y siempre la increpan. Alguna vez me he atrevido a decirles algo, a recriminarles su actitud, pero después de escuchar un tú, viejo inútil y fracasado, cállate, aprieto con fuerza el embrague y me encojo en mi butaca con amortiguadores. Los gamberros si

En mil pedazos

  En la escuela de niños enseñaban matemáticas y el abecedario, en la de niñas nos teníamos que conformar con aprender a bordar con la señorita Julia. Sabía que podía confiar en ella, también en madre, y que a padre y mis hermanos les podríamos engañar con cierta facilidad. Era la pequeña y de salud delicada — madre solía referirse a mí como su niña de cristal — , y nadie sospecharía de mi ausencia si les decíamos que había caído enferma y que me enviarían una temporada con unos parientes que vivían lejos. Días atrás, la señorita Julia había anunciado al párroco que su hermana había fallecido dejando huérfano a su sobrino; que iba a venir a vivir con ella, pues era su única familia, y que necesitaría una plaza en la escuela para él. Madre recuperó del baúl ropa de mis hermanos de cuando tenían mi edad y ya instalada en casa de la señorita Julia, ató mi pelo con un lazo y lo cortó, guardándolo en un pañuelo. Un día nos cruzamos viniendo del mercado y ambas simulamos a la perfección