Ir al contenido principal

Las chinchetas de las emociones


Dije que odiaba a mi jefe, ¿verdad?

Pues he tenido la cena de empresa.

Me dedico a la publicidad por vocación. De pequeña ya analizaba los diferentes anuncios de la televisión. Así que en Navidad es cuando más disfrutaba. Qué derroche de creatividad… mentira, en esa época era todo muy típico, pero soñaba con crecer y llegar a una gran agencia de publicidad y revolucionar la industria del juguete. No tuve dudas en estudiar la carrera, hice prácticas aquí y allá, viajé a Madrid, me especialicé aún más hasta entrar en una de las mejores agencias de Barcelona. Y me quedé embarazada. Y sí, me dejan las campañas de juguetes y temas relacionados con la maternidad, es que Sra. Garrido, usted es la persona ideal para hablar de ojeras y malas noches. Al principio me lo tomaba bastante mal, sobre todo porque cuando mi jefe, ese al que odio tanto,  me soltaba tal sandez, de la irritación, mis pezones chorreaban y pedían ser atendidos, imagino que mi hijo lloraba en la otra punta de la ciudad.

He dicho que he tenido la cena de empresa, ¿verdad?

Lo que no he dicho es que también hacemos el amigo invisible.

El día del sorteo resulta que me tuve que ir a toda prisa porque el pequeño se puso malo y me llamaron de la escuela. Así que no fue hasta el día siguiente que me encontré con la papeleta, nunca mejor dicho. Ese papelito doblado con sumo cuidado iba a generarme más estrés que cuatro Navidades seguidas. Efectivamente, me había tocado el jefe. Antúnez me miraba con sorna al llegar al despacho, el muy imbécil seguro que lo amañó, sabe que no lo soporto.

Venga, a la compra de regalos para los niños y la familia, arreglar los adornos de las camisetas del concierto de Navidad del cole, atender diversas cenas porque una es muy social (y necesita un desahogo), a las dudas de tu madre sobre si poner pavo o pollo en la cena de Nochebuena, a la preparación de la felicitación y el calendario con las fotos de los niños, la casa hecha un desastre con el árbol por en medio y sin poder ya casi ni caminar de trastos que hay esparcidos… súmale comprarle un regalo de amigo invisible a tu jefe.

El centro comercial estaba hasta los topes, tenía que concentrar las compras en un mismo día, iba sin niños y tenía que aprovechar. Así que con el abrigo a cuestas (la calefacción estaba tan alta que parecía pleno agosto), las diferentes bolsas y el trozo de pizza que iba a servirme de almuerzo, me decidí a entrar en una tienda de típicos regalos absurdos pero que encuentras de todo. El cojín llamó mi atención desde el primer momento, pequeñito, discreto, ideal para el dolor de espalda o de riñones, claro, el pobre se pasa tantas horas en la oficina… ¿Cuánto costaba? Cinco euros, bingo, justo el presupuesto asignado. Apreté el trozo de pizza entre mis dientes y lo cogí para llevárselo a la cajera.

-          ¿Tarjeta cliente?
-          No, no tengo.
-          Se la puedo hacer en un momento.
-          No, otro día, tengo que recoger a los niños y voy con un poco de prisa.
-          Bueno, yo le doy el papelito y si quiere me lo va rellenando, porque es para regalo el cojín, ¿verdad? El amigo invisible, ¿a qué sí?

(¿Cómo lo sabía?)

-          Sí, es para regalo.
-          Tenga le dejo un boli.
-          No, pero si yo…
-          Firme aquí. Esta compra ya estará acumulada en su tarjeta de puntos por ser cliente.

(Era jodidamente rápida y sibilina)

-          Gracias, y Feliz Navidad. ¿El siguiente?

Y llegó el día de la cena.

Nunca pensé que el armario sería un elemento de tortura tan cruel. O voy embuchada o parezco una mesa camilla, o muy brilli–brilli o cuello alto monjil. Debería ir de rebajas de una vez, pero para mí. Aunque una cosa tenía clara, uñas rojas.

Llegué puntual,  intencionadamente, quería evitar estar sentada al lado del jefe. Coincidí con otras compañeras en la entrada, nos recibió Antúnez.

-          Hola chicas, bienvenidas, hoy la vamos a liar.

(Ya estaba desenado irme)

-          Hemos creado unos juegos para pasárnoslo muy bien, así que tenéis que sacar un papelito que dirá al lado de quién os vais a sentar.

Os podéis imaginar quién me toco. Efectivamente.

La cena estaba espectacular, y no tuve más remedio que comer las gambas con cuchillo y tenedor, evitando chupar, con lo ricas que están. Eso sí, había croquetas, esas las cogí con los dedos.

-          Sra. Garrido, ¿no va a tener calor con ese cuello alto?
-          No, no, no se preocupe, es por no ponerme mala y así no faltar al trabajo…
-          No, si ya falta usted con eso de que se le ponen malos los niños…

(zasca)

Y llegó el momento de la entrega de regalos.

Al C de Antúnez lo tenía enfrente. Había de todo un poco, regalos graciosos, otros más prácticos y otros que no sé cómo calificar, como el mío. Un paquete de chinchetas de colores.

Tocó el turno del regalo que ponía el nombre del jefe, mi regalo. Y las típicas bromitas, qué blandito es, anda a ver qué será, ¿una corbata? Todos ríen (como monos). Las risas pararon en cuanto sacó el cojín del envoltorio y lo enseñó, Antúnez me miró con unos ojos que se le salían de las órbitas y me hacía el gesto de “estás muerta”. El cojín resulta que tenía algo escrito, por un lado, tal que “Eres mi puto amigo invisible”.

...

De ésta no salgo viva, o me mata o muero yo con la croqueta atragantada.


Puedo levantarme ya, irme y no aparecer nunca más por la oficina.


Por fin el jefe rompió el incómodo silencio.

-          Brindemos por el nuevo año, espero que esté lleno de grandes metas.
-          ¡Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo! (todos, a coro)

Tras el brindis, al oído me susurró un Sra. Garrido, pasadas fiestas, la quiero a las nueve en mi despacho, puntual.

Cogí el abrigo y apreté con fuerza la caja de chinchetas en mi mano, me monté en el coche y me quedé mirando el techo. Qué sosas estas chinchetas plateadas. Cogí una chincheta de color azul, porque así es como me sentía, hundida, triste… recordé el cuento del Monstruo de colores y me hice con algunas más. También estaba enfadada y rabiosa, roja. Un poco asustada, negra… El techo empezó a coger otro color. Ya en el garaje de casa puse una amarilla, alegría, porque me esperaba una familia y quizá mucho tiempo libre por delante, jamás había estado en el paro.

Llegué a la puerta de casa y suspiré, pase lo que pase, es Navidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dentro del armario

       Cuando aquel agosto decidí limpiar el armario encontré a nuestra hija. Hacía tiempo que no sabíamos nada de ella, un día discutimos y se marchó de casa, o eso creímos. Recuperar la confianza nos iba a llevar un tiempo, por eso la dejamos ahí adentro. Cada mañana poníamos una bandeja en el suelo con comida y bebida. Y si necesitaba algo nos escribía una nota. Ha pasado un tiempo desde aquello y aún sigue ahí. Estas Navidades cenamos todos juntos dentro del armario, aunque hay algo que me preocupa y es que espero no manchar nada con las gambas.  (la imagen es de Google) Microrrelato finalista en la VIII edición de Relatos con Banda Sonora, organizado por la Cadena SER y la Escuela de Escritores.

En mil pedazos

  En la escuela de niños enseñaban matemáticas y el abecedario, en la de niñas nos teníamos que conformar con aprender a bordar con la señorita Julia. Sabía que podía confiar en ella, también en madre, y que a padre y mis hermanos les podríamos engañar con cierta facilidad. Era la pequeña y de salud delicada — madre solía referirse a mí como su niña de cristal — , y nadie sospecharía de mi ausencia si les decíamos que había caído enferma y que me enviarían una temporada con unos parientes que vivían lejos. Días atrás, la señorita Julia había anunciado al párroco que su hermana había fallecido dejando huérfano a su sobrino; que iba a venir a vivir con ella, pues era su única familia, y que necesitaría una plaza en la escuela para él. Madre recuperó del baúl ropa de mis hermanos de cuando tenían mi edad y ya instalada en casa de la señorita Julia, ató mi pelo con un lazo y lo cortó, guardándolo en un pañuelo. Un día nos cruzamos viniendo del mercado y ambas simulamos a la perfección

Consecuencias de vivir en un ático

  Dejó la puerta de la jaula abierta esperando que escapara. Huye, huye y sé libre, tú que puedes, le decía. Pero el maldito pájaro únicamente se limitaba a canturrear como respuesta. Ese pio pio que se le metía en la cabeza y no le dejaba pensar en nada. Hacía ya una semana que Elisa se había marchado y la casa parecía una pocilga. No porque ella fuera una hacendosa ama de casa, más bien al contrario. Era él el que se ocupaba de comprar, limpiar y cuidar de los niños. Pero ya no había ni rastro de Elisa ni de sus hijos. Se fue a dormir dejando la jaula en el balcón. A pesar de ser invierno creyó que cuando notara, oliera la libertad, entonces sí que volaría. Debería ser aún temprano cuando el pio pio le despertó. Había olvidado cerrar la puerta del balcón, pero ya ni sentía ni padecía y el frío se le antojaba un buen compañero; tampoco había bajado las persianas y un tímido sol iluminaba la estancia. Maldito pájaro, pensó. Su desayuno había pasado a consistir en una cerveza y un