Ir al contenido principal

El día en el que no conocí a Richard Gere


Mi amiga Mónica me llamó, supe al instante, por su voz y sus ganas de salir, que las cosas con Óscar habían mejorado, pero no le quise preguntar. Me dijo que podríamos ir a donde yo quisiera, que ella invitaba, así que me acordé de un lugar que un compañero de trabajo me recomendó. Eso sí, ella invitaba, yo conducía.

El sitio realmente era espectacular, un aparcacoches uniformado nos indicó que él se encargaba, Mónica me miró con cara asustada y me recordó que ella invitaba a la copa, lo del coche era asunto mío. Sonreí y pensé que quizá el servicio de aparcacoches estaría incluido en el precio de la copa. Estábamos en pleno puerto olímpico de Barcelona, a pesar de ser sábado por la mañana no había mucha gente en el lugar. Disponía de una gran terraza sobre el propio mar y la brisa marina se me antojaba apetecible, así que desistimos la idea de sentarnos dentro, a pesar de ser ya octubre el calor se resistía a marchar. No fuimos las únicas en creerlo, alguien más estaba sentado unas mesas más allá, en un discreto rincón, sólo vi que llevaba gorra, pero su mesa estaba a la sombra.

Un camarero se nos acercó, no era el mismo que nos acomodó, nos trajo la carta y un pequeño aperitivo cortesía de la casa, ¿esto también iba a estar incluido en el precio de la copa? En la carta leí que se trataba de un club y no entendí nada, a nosotras nadie nos había preguntado y mi compañero tampoco me avisó, dudamos en levantarnos o no y marcharnos. Sin embargo, soy conocedora de las dotes de actriz de Mónica, seguro que en caso de apuro, alguna se ingeniaría, y también sentía curiosidad por el misterioso hombre de la gorra, no le veía mucho más, ya que un enorme diario tapaba su cara, pensé que no volvería a ver una escena así más allá de una pantalla de cine, estamos todos tan absortos con el móvil, que esa imagen me resultó hasta entrañable. Sopesamos, en silencio, que quizá  pedir un par de cervezas artesanales sería la opción más barata y que nos dejaría en mejor lugar. Si un gin tonic en el barrio cuesta siete euros, aquí os podéis imaginar.

“Mr. Gere, your beer”… Ahora era yo la que se escondía tras la carta, pero no resultó tan eficiente como el diario. Psshtt, ppsshhhttt… Mónica a veces está un poco sorda. Cuando conseguí que me prestara atención le dije si había escuchado lo mismo que yo. Me miró con cara de estar haciendo cálculos de si realmente la cerveza artesanal incluiría el aperitivo o no.

-          Anda ya…  ¿Cómo va a estar Richard Gere aquí?

-          Que sí Mónica, que es él, ¿no está casado con una gallega? O igual está de promoción.

-          ¿Nos acercamos?

-          ¿Para?

-          ¿No te acuerdas aquella vez en la que coincidimos con Mark Vanderloo?

-          Claro, como para olvidarlo, hasta fuimos al aseo a retocarnos el maquillaje.

-          ¡Qué tiempos! ¿Cuánto ha pasado ya?

-          Uf… era cuando estuvo casado con Esther Cañadas y creo que no duraron ni un año.

Volví a mirar por el rabillo del ojo y descubrí que el señor de la gorra que resultó ser Richard Gere hablaba con el camarero y nos señalaba. Acto seguido se nos acercó y nos indicó que Mr. Gere nos invitaba a lo que tomáramos y a sentarnos con él. Le dimos las gracias y le indicamos que enseguida iríamos, que antes debíamos pasar por el aseo para retocarnos el maquillaje. Así que Mónica y yo nos levantamos de nuestro asiento, coger los bolsos no extrañó a nadie. Como aquello estaba lleno de camareros, el que nos vio salir por la puerta no tenía ni idea de la invitación, de que no llevábamos más de veinte euros en el bolsillo y de que, por supuesto, no éramos socias del club. Sólo recé porque mi condición de rubia con descapotable que me había facilitado la entrada al club, me facilitara también salir sin dar más explicaciones, Mónica a mi lado empezaba a no poder aguantar la risa.

-          ¿Nos tomamos unos gins en el barrio?

-          Por supuesto. Con los veinte euros nos da para unos berberechos también.

No sé si de haber llevado el vestido de topos de la Roberts me hubiera sentado con el Gere, cuando lo explicamos con el resto no se lo creen, pero yo zanjo la discusión sentenciando que a mí quien de verdad siempre me ha gustado es Paul Newman.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dentro del armario

       Cuando aquel agosto decidí limpiar el armario encontré a nuestra hija. Hacía tiempo que no sabíamos nada de ella, un día discutimos y se marchó de casa, o eso creímos. Recuperar la confianza nos iba a llevar un tiempo, por eso la dejamos ahí adentro. Cada mañana poníamos una bandeja en el suelo con comida y bebida. Y si necesitaba algo nos escribía una nota. Ha pasado un tiempo desde aquello y aún sigue ahí. Estas Navidades cenamos todos juntos dentro del armario, aunque hay algo que me preocupa y es que espero no manchar nada con las gambas.  (la imagen es de Google) Microrrelato finalista en la VIII edición de Relatos con Banda Sonora, organizado por la Cadena SER y la Escuela de Escritores.

En mil pedazos

  En la escuela de niños enseñaban matemáticas y el abecedario, en la de niñas nos teníamos que conformar con aprender a bordar con la señorita Julia. Sabía que podía confiar en ella, también en madre, y que a padre y mis hermanos les podríamos engañar con cierta facilidad. Era la pequeña y de salud delicada — madre solía referirse a mí como su niña de cristal — , y nadie sospecharía de mi ausencia si les decíamos que había caído enferma y que me enviarían una temporada con unos parientes que vivían lejos. Días atrás, la señorita Julia había anunciado al párroco que su hermana había fallecido dejando huérfano a su sobrino; que iba a venir a vivir con ella, pues era su única familia, y que necesitaría una plaza en la escuela para él. Madre recuperó del baúl ropa de mis hermanos de cuando tenían mi edad y ya instalada en casa de la señorita Julia, ató mi pelo con un lazo y lo cortó, guardándolo en un pañuelo. Un día nos cruzamos viniendo del mercado y ambas simulamos a la perfección

Consecuencias de vivir en un ático

  Dejó la puerta de la jaula abierta esperando que escapara. Huye, huye y sé libre, tú que puedes, le decía. Pero el maldito pájaro únicamente se limitaba a canturrear como respuesta. Ese pio pio que se le metía en la cabeza y no le dejaba pensar en nada. Hacía ya una semana que Elisa se había marchado y la casa parecía una pocilga. No porque ella fuera una hacendosa ama de casa, más bien al contrario. Era él el que se ocupaba de comprar, limpiar y cuidar de los niños. Pero ya no había ni rastro de Elisa ni de sus hijos. Se fue a dormir dejando la jaula en el balcón. A pesar de ser invierno creyó que cuando notara, oliera la libertad, entonces sí que volaría. Debería ser aún temprano cuando el pio pio le despertó. Había olvidado cerrar la puerta del balcón, pero ya ni sentía ni padecía y el frío se le antojaba un buen compañero; tampoco había bajado las persianas y un tímido sol iluminaba la estancia. Maldito pájaro, pensó. Su desayuno había pasado a consistir en una cerveza y un